Home / 4G LTE / ¿Qué es la formación de haces en técnicas de antenas múltiples?

¿Qué es la formación de haces en técnicas de antenas múltiples?

Beamforming es una técnica en sistemas de antenas múltiples que enfoca las señales transmitidas (Transmit Beamforming) o escucha selectivamente señales desde una dirección específica (Receive Beamforming). Se logra ajustando la fase y la amplitud de las señales de los elementos individuales de la antena, creando un «haz» concentrado de energía de RF.

Beamforming mejora el alcance de la comunicación inalámbrica, reduce la interferencia y aumenta la capacidad, beneficiando aplicaciones como 4G, 5G, radar, sonar y comunicación por satélite.

¿Qué es la formación de haces en técnicas de antenas múltiples?

La formación de haces es una técnica fundamental en sistemas de antenas múltiples que mejora el rendimiento de la comunicación inalámbrica al enfocar las señales transmitidas en una dirección específica o dirigir la recepción de señales desde una dirección deseada. A continuación se ofrece una explicación detallada de la formación de haces en técnicas de antenas múltiples:

1. Introducción a la formación de haces:

  • La formación de haces se utiliza en escenarios en los que se emplean múltiples antenas en el transmisor o en el receptor (o en ambos).
  • Su objetivo es concentrar la energía de radiofrecuencia (RF) en una dirección específica, formando efectivamente un «haz» de energía.

Tipos de formación de haces:

Hay dos tipos principales de formación de haces:

a. Transmitir formación de haces (TB):

  • En TB, el transmisor (que puede tener múltiples antenas) enfoca la señal transmitida en una dirección particular.
  • Lo logra ajustando la fase y la amplitud de las señales enviadas desde cada elemento de la antena para crear una interferencia constructiva en la dirección deseada.
  • TB puede mejorar la calidad y el alcance de la señal, lo que lo hace particularmente útil para la comunicación punto a punto.

b. Recibir formación de haces (RB):

  • En RB, el receptor (que puede tener varias antenas) escucha selectivamente las señales que llegan desde una dirección específica.
  • Lo hace ajustando la fase y la amplitud de las señales recibidas de cada elemento de antena para mejorar la señal desde la dirección deseada.
  • RB ayuda a mitigar las interferencias y mejorar la relación señal-ruido (SNR) en entornos ruidosos.

Antenas Phased Array:

  • La formación de haces se implementa comúnmente utilizando antenas de matriz en fase, que constan de múltiples elementos de antena espaciados.
  • Cada elemento se puede controlar individualmente para ajustar la fase y amplitud de la señal transmitida o recibida.
  • Al controlar cuidadosamente estos parámetros, la matriz puede dirigir el haz en diferentes direcciones.

Aplicaciones:

La formación de haces se utiliza en diversas aplicaciones, entre ellas:

  • Comunicación inalámbrica: Beamforming mejora la intensidad y la cobertura de la señal en redes inalámbricas, como 4G LTE y 5G, al dirigir las señales hacia usuarios o estaciones base específicos.
  • Sistemas de radar: los sistemas de radar utilizan la formación de haces para enfocar los rayos del radar en objetivos específicos, mejorando la precisión de detección y seguimiento.
  • Sistemas de sonar: en entornos submarinos, los sistemas de sonar utilizan la formación de haces para localizar y rastrear objetos, como submarinos o vida marina.
  • Comunicación por satélite: la formación de haces se emplea en las comunicaciones por satélite para concentrar señales en regiones geográficas específicas.

Beneficios de la formación de haces:

Beamforming ofrece varias ventajas, entre ellas:

  • Alcance mejorado: al enfocar la energía en una dirección específica, la formación de haces amplía el rango efectivo de comunicación.
  • Reducción de interferencias: puede mitigar la interferencia de fuentes no deseadas, mejorando la calidad de la señal.
  • Mayor capacidad: Beamforming puede servir a múltiples usuarios o dispositivos simultáneamente mediante la creación de haces separados para cada uno, lo que aumenta la capacidad de la red.

Desafíos:

La formación de haces requiere una sincronización y coordinación precisas entre antenas y puede ser susceptible a errores en entornos complejos.

En resumen, la formación de haces es una técnica clave en sistemas de antenas múltiples que optimiza la dirección de las señales transmitidas o recibidas. Tiene aplicaciones en comunicación inalámbrica, radar, sonar y comunicación por satélite, ofreciendo un alcance mejorado, reducción de interferencias y mayor capacidad en estos sistemas.

Recent Updates